Tuesday, 2 May 2017

12. Neoliberalismo y la corrupción: la culpa es de Eva

Las ideas neoliberales tienen un sesgo particular con respecto al rol del Estado. Las escuchamos en discursos, en promesas electorales, en ese sentido común que emerge en una discusión entre amigos. En la mayoría de los casos utiliza el diagnóstico de corrupción, ineficiencia, ignorancia, inutilidad y limitación de la libertad para promover el avance del sector privado por sobre el público, y así justificar la ocupación y pseudo-colonización (la llamada trama) del estado. Con esto no pretendo decir que el Estado no es corrupto, ineficiente, etc. Sino que lo que se nos presentan son narrativas polarizadas y parciales (un foco exagerado en corrupción estatal) que terminan justificando un nuevo avance del neoliberalismo o incluso la extrema derecha sobre el estado. 

En este artículo propongo establecer paralelismos entre las viejas ideas, reglas y prohibiciones sobre las mujeres en la sociedad y los lugares comunes a los que los discusos neoliberales y de derecha tienden a ir al referirse al estado. Por qué este paralelismo? Porque hay narrativas que “resuenan”, que aparentan ser lógicas pero que no lo son. Son historias que ya conocemos... y que ya superamos (al menos en parte).

Veamos:

  • ·         "Las mujeres no pueden tener propiedades o dirigir empresas" con "los estados deben privatizar todo". El Prof. Ha-Joon Chang, profesor de economía en Cambridge reflexiona en este sentido en varios de sus textos. En Los Malos Samaritanos habla del tema citando los argumentos clásicos contra las empresas estatales: los presupuestos “suaves” (la posibilidad de conseguir financiamiento demasiado fácilmente), la responsabilidad sobre el monitoreo de la perfomance por los dueños (el público) no siempre es clara o directa, etc. Pero luego señala que estos inconvenientes son comunes con grandes empresas del sector privado que pueden tener muchos pequeños accionistas, o que son de relativa importancia para el país y así acceden a financiamiento público cuando entran en problemas (pensemos en todos los rescates durante la crisis del 2008). También da muchos ejemplos de empresas estatales exitosas, tener como prioridad las ganancias puede afectar la calidad de la prestación del servicio (por ejemplo una oficina de correo en un pueblo lejano no es rentable), etc. También hay muchos ejemplos de privatizaciones que se justifican con los prejuicios hacia las empresas del estado pero que son vendidas a otros estados. En Economía para el 99% de la población habla la paradoja de Singapur, argumentando que no existe teoría económica que explique el éxito de Singapur. Los neoliberales o neoclásicos hablan de el libre mercado y su apertura a los inversores extranjeros, sin nombrar que el 90% de la tierra es pública, que el 85% de las casas son provisitas por una empresa estatal y que las empresas estatales (incluyendo a Singapur Airlines, una de las líneas aéreas de más renombre a nivel mundial) aportan un 22% de su PBI, de alguna manera combinando los extremos del capitalismo de libre-comercio y del socialismo.

  •         "Las mujeres son corruptas y la fuente de todo pecado" con esta idea muy actual de que "toda la política es corrupta” frecuentemente excluyendo al comportamiento de las corporaciones del análisis de la corrupción. Frente a esto se presenta como solución recurrir al sector privado, a los CEOs y a hombres del sector financiero (presentándose con una cualidad de incorruptibles por el hecho de ya tener dinero), para que penetren, ocupen y controlen el cuerpo del estado (Trump en EEUU prometió drenar el pantano del estado y conformó el gabinete con mayor riqueza acumulada, Macri en Argentina, Macron en Francia? sin con esto sugerir que Le Pen no es otra cosa que extrema derecha), fenómeno tan  significativo que tiene nombre: la CEOcracia.

  • ·      Los cuerpos de las mujeres (sobre todo sus úteros) deben ser controlados externamente”, con los acuerdos comerciales que buscan exteriorizar la justicia (sacarla de los territorios nacionales). Éste es uno de los puntos más criticados y más resistidos de lo poco que se sabía del TTIP, donde disputas entre empresas y estados se iban a resolver en organismos extra-territoriales y de manera secreta.
  • ·    La negación del poder sexual creador femenino (el mito del creador masculino y el acto de la creación representado por una falsa analogía entre la reproducción sexual y la agricultura: lo masculino es lo que aporta la vida, la madre es no más que tierra/barro) con la noción de quien crea es exclusivamente el sector privado y que entonces niega el poder creativo del estado con su capacidad de inversiones a largo plazo e de impulsar innovación.

o    En este punto, vale la pena ver el video de la Prof. Mariana Mazzucato, profesora de economía de la University College London (UCL) y autora del libro El estado emprendedor. En esta presentación plantea algunos principios que desarrolla con más profundidad en su libro y ofrece el ejemplo del iPhone: gran parte de la tecnología dentro del iPhone tiene origen en el sector público.


Nota: el video de You Tube es en inglés. En este link a la página de TED, el video está disponible con subtítulos en español.

  • ·         "Las mujeres no deben interferir con los negocios de los hombres” con ver toda regulación o intervención del estado como indeseable. En este punto es nuevamente el Prof Ha-Joon Chang, en su libro Las 23 cosas que no te cuentan sobre el capitalismo, quien desafía la concepción de la libertad del mercado, explicando que en lo que se presenta como mercados libres están siempre regulados, atados a contratos, acuerdos, etc. Por otro lado, que cosas como seres humanos, niños, mujeres, órganos no conforman un mercado porque hay regulaciones al respecto. Por otro lado, en esta entrevista con el diario Clarín de Argentina explica, en el contexto de Trump, que fue la apertura de los mercados financieros fue lo que llevó a la falta de inversión industrial en EEUU y a una actitud más extractiva y cortoplacista por parte de los accionistas que luego se pretende (o promete) compensar con medidas proteccionistas, sin tocar el mercado de capitales.
  • ·         Las mujeres –junto con los niños y las llamadas minorías- son las que deben sacrificarse” (absorber, la internalizar y apropiase de las deficiencias y negatividad de otros), con “los estados deben salir al rescate y absorber las deudas privadas y corporativas para convertirlas en deuda pública”, para lo cual a continuación son criticados y castigados por cómo administran estas deudas, olvidando su origen. Se privatiza la ganancia y se socializa el riesgo y la culpa.

o    La atribución de la negatividad a ciertos grupos tiene en este momento millones de ejemplos. De todos  ellos voy a rescatar un estudio publicado por la revista Nature que concluye que el uso de los sacrificios humanos en la antigüedad, más que ser una práctica religiosa, era utilizado para estabilizar y solidificar la estratificación de la sociedad.
  • ·     Las mujeres no pueden contar la historia y deben mantener en secreto, especialmente, lo relacionado a su historia sexual” con “hay archivos que no hay que abrir”.
  • ·     Los círculos de mujeres son aquelarres, círculos de brujas” que llevó a la demonización de las amistades femeninas y su transformación a relaciones de competencia en vez de colaboración con... la Unión Europea? El Mercosur? En este punto vale la pena ver el simbolismo de esta imagen de las Madres de Plaza de Mayo: un círculo de mujeres en movimiento, alreadedor de una pirámide (un falo), con el fin de frenar los abusos de un principio masculino desbalanceado.
  • ·     "Las mujeres son receptoras pasivas y deben cuidar su figura" (deben estar siempre abiertas para recibir al hombre, pero nunca a demandar nada) con la idea de que "los gobiernos deben cobrar menos impuestos y debe practicar la austeridad";   

o    En este punto vale la pena destacar a Ann Petiffor, directora de PRIME (Policy Research in MacroEconomics) y autora del libro “La producción del dinero” que critica seriamente a los políticos profesionales de la economía por difundir y sostener falacias como hizo Margaret Thatcher al comparar un presupuesto hogareño con el presupuesto nacional, forzando políticas de austeridad que no son buenas para la economía en su conjunto y que afectan desproporcionalmente a las mujeres.
o    Yanis Varoufakis es otro economista que se dedica a desbaratar los argumentos que justifican decisiones macroeconómicas con lógicas microeconómicas y que, entre muchas declaraciones habla de España como uno de los campos de batallas contra la austeridad.


  • ·         Las mujeres deben ser madres o dedicarse a hacer trabajos básicos” con el estado es necesario sólo para proveer ciertos servicios básicos por no poseer la capacidad para temas complejos.  Este punto también está abarcado por la charla de la Prof. Mazzucato, resaltando el rol del estado en el soporte y financiación de la ciencia, el desarrollo de la tecnología, etc.


  • ·         Las madres deben mantener cierta distancia con sus hijos para que no crear un sobre-apego” con “toda asistencia del estado crea dependencia”. La escultura de Fernando Botero “Madre e hijo” podría ser una ilustración de la figura actual del Estado. El prof. Ha-Joon Chang habla de eso en su libro, “la cosa 21” (pag. 23 del link) argumentando que lo que se dice es que “El estado de bienestar surgió por el deseo de los pobres de alcanzar una vida más fácil, haciendo que los ricos paguen” cuando en realidad funcionó más bien como una red de seguridad que le permitía a la gente y a las empresas afrontar cambios (de una manera muy diferente a cómo funciona un seguro). En la negación de la utilidad de este mecanismo es lo que lleva a decir que todo lo popular busca la vuelta al pasado (más bien cierto de la extrema derecha), a un estado de dependencia materna en lugar de reconocer que lo que se hizo fue construir instituciones que sostienen y le dan resiliencia a la sociedad (o lo intentaron). Esta diferencia entre lo materno (en el pasado, la casa materna es a la que quiero volver) con la construcción de institucionalidad (lo materno construido por adultos), me parece interesante el video donde Hebe de Bonafini explica cómo se conformó el movimiento de las Madres de Plaza de Mayo como una transición de lo materno individual a lo político: no hay que pelear por nuestros hijos, sino por los de todos. 

Este tema, la creación de dependencia, vale la pena ahondarlo (en otro artículo) ya que, más allá de tener vetas anti-feministas, el neoliberalismo también contiene rasgos anti-patriarcales, si consideramos el impulso emancipador dentro patriarcado (el desarrollo de la auto-disciplina, la educación y el trabajo como caminos de emancipación y la realidad de que no hay título que alcance, la precarización laboral, entrar a la adultez endeudado - la deuda estudiantil en EEUU que ahora es igual de grande que la deuda hipotecaria que estalló en el 2008-, etc).
  • ·"La única manera de asegurar un futuro para las mujeres es casarse bien" con "la única manera de que los gobiernos tengan éxito es atraer a los inversores ricos", etc., etc.

No planteo estos paralalelismos para argumentar la posición contaria (i.e. las mujeres son las santas y los hombres malos, ni los estados son lo bueno y lo privado lo malo, la UE es perfecta, etc). Pero sí para llamar la atención sobre esta transferencia de los roles femenino-masculino polarizados, sobre los recursos simbólicos que se toquetean y manipulan llevándonos al pasado y a ideas viejas que ya sabemos son falsas. 

George Lakoff, profesor de Ciencias cognitivas y lingüística en la Universidad de California, publicó el artículo “Nadie sabe por qué Trump está ganando. Esto es lo que dice la ciencia cognitiva” (No one knows why Trump is winning. Here’s what cognitive science says.) en el portal Evonomics durante las primarias de la campaña presidencial en EEUU, es decir antes de que ganara esta etapa y mucho antes de que ganara la presidencia. En el artículo explica que la primera noción de gobierno es dentro de la esfera familiar por lo cual tendemos a entender a los asuntos nacionales metafóricamente en términos de familia y cómo, en un momento de inestabilidad, se estaba buscando la figura del padre estricto, con su jerarquía moral y con una visión del mundo que no mira problemas sistémicos sino busca lógicas de causalidad directa.

El enojo hacia el “estado profundo” francés, la trama española, el pantano de Trump, la corrupción K, puede incitar un impulso patriarcal, que lleve a votar por quienes proponen “el corte” con la madre corrupta, con ese Egipto del cual debemos escapar, o Venezuela en su versión actual, donde el sacrificio personal es el precio a pagar por llegar a la tierra prometida, pero que en la realidad esconde políticas que van en contra de los intereses de los mismos votantes. Lo ilógico sigue una lógica.

Si el feminismo logró cambios significativos desde la ocupación del cuerpo de la mujer (que había sido vaciado) y el rechazo de la lógica de “la corrupción como algo meramente femenino” (la culpa es de Eva), también la política va a tener que plantear ocupar el cuerpo del estado desde otro lugar y la emancipación como un camino que requiere un mayor nivel de consciencia y no de destrucción y violencia.


Andrea

Thursday, 3 November 2016

11. Demonizar e idolatrar

Demonizar e idolatrar es lo mismo. Es la transferencia de lo malo y lo bueno hacia de un ser o cosa externa. Ponemos al demonio afuera para que, al matarlo, mate también a nuestra propia naturaleza malvada creyendo que este acto de violencia será una expiación más que una manifestación misma de esta naturaleza malvada. Ponemos al héroe afuera para que cuando se salve, nos eleve, pero sin arriesgarnos mucho ni enfrentarnos a nuestros miedos.
Ambos son mecanismos de delegación de poder y una manifestación de la falta de capacidad de ver: vernos a nosotros mismos y ver a los demás y aceptar la responsabilidad.

Demonizamos la comida (sólo en un momento y lugar donde la comida no es escasa podemos llamar a cualquier comida "basura"). Demonizamos azúcar, McDonald's, Coca Cola, carbohidratos en lugar de nuestros hábitos o nuestra incapacidad para cuidar de nosotros mismos, aprender lo que verdaderamente nos nutre, ver de qué tenemos hambre y buscar ayuda cuando la necesitamos.

Idolatramos a los "famosos", futbolistas, estrellas del rock, actores (con buena o mala envidia), en lugar de explorar nuestra necesidad interna de ser mirados y darnos atención. La atención es como el dinero. Prestamos atención, nos roban la atención. Los trolls en internet buscan robar atención de una manera agresiva.

Demonizamos al otro, a los inmigrantes que vienen a "robar" nuestros empleos y nuestros recursos reclamando beneficios sin reconocer nuestras propias actitudes invasivas o nuestra historia.

Idolatramos a los ricos, creyendo que se sienten satisfechos, que "son dueños de sí mismos", en lugar de mirar nuestro agujero interior y pensar qué es lo que nos hace sentir vacíos y pobres. Estudios muestran cómo incluso las personas que pertenecen al 1% superior de la sociedad siguen mirando hacia arriba sin reconocer su propia riqueza y sentir que no tienen suficiente (o tanto como el otro).

Demonizamos a los dictadores, con la necesidad de elevarlos a algún nivel de deidad maligna, porque pensar en ellos como "gente" llamaría a la reconsideración de nuestra propia obediencia o el reconocimiento de nuestra propia capacidad de violencia y crueldad.

Idolatramos a la gente "cool", del tipo de Steve Jobs, y compramos un producto de Apple con la esperanza de que algo de ese 'coolness' se derrame sobre nosotros sin pensar en por qué necesitamos una computadora blanca para sentirnos bien con nosotros mismos.

Demonizamos a las personas que creen que "estamos equivocados", porque tememos que el sistema de creencias que sostenemos sea lo que nos define, así que si estamos equivocados ¿entonces qué? Los protestantes y católicos (o unionistas y nacionalistas) siguen separados por un muro en Belfast, los sunitas y los chiítas están en una guerra tremenda, los ateos piensan que las personas que creen en Dios son estúpidas. Tanto comunistas como capitalistas usan la palabra antagonista como un insulto.

Algunos utilizan y exacerban estos mecanismos de transferencia para concentrar poder y riqueza. Idolatrame y dame tu dinero. Idolatrame y comprá los productos que respaldo. Demonízalo y delegame tu poder para que luche contra él.

Cuando no estamos conectados con nosotros mismos y con nuestras emociones, no nos conectamos con nuestro propio poder y lo rendimos a un ídolo / héroe para ir y luchar contra el demonio en nuestro nombre.

Sin embargo, tarde o temprano nos daremos cuenta de que nadie puede hacer ninguna de estas cosas por nosotros.

AB

Wednesday, 7 October 2015

10. Etiquetas, marcas, porque no lo vales

Nombrar es un proceso importante de la construcción de la memoria conciente. Lo que no nombramos, lo que no fue dicho, no lo recordamos. Lo nombrado (y lo narrado) es lo que recordamos aunque no haya sido un relato fiel de lo sucedido. Si encima imprimimos una emoción sobre un recuerdo, éste se hace más fuerte y le da un significado. Es por eso que muchos expertos recomiendan que si hemos tenido, por ejemplo, un incidente en el agua en el que sentimos miedo, lo mejor es volver al agua inmediatamente, para que la emoción con la cual vayamos a archivar este recuerdo no sea tan fuerte y no construyamos una creencia "el agua es peligrosa". 


Cajones
Salvador Dali
En este proceso de nombrar, construimos "cajones" internos que clasificamos con etiquetas. Algunas de estas etiquetas (y creencias) serán escritas por nosotros mismos desde nuestra propia experiencia, otras serán copiadas de nuestros pares pero muchas son directamente heredadas de nuestros padres y abuelos, nuestra cultura o nuestra religión. Ninguna de estas etiquetas son adjudicadas objetivamente y las que determinan los juicios más severos están acompañadas por emociones fuertes y altamente subjetivas (nuestras o ajenas).

Lentamente empezamos a ver el mundo sólo de acuerdo con la estructura de estos cajones. Cuando vemos al mundo de una manera que encaja, pensamos "todo encaja por lo tanto tengo razón". Así, al juzgar y categorizar a los otros, nos sentimos reafirmados en nuestras creencias. Así salimos al mundo buscando evidencia de que tenemos razón. Cuanto más fuerte sea esta creencia, más atención prestaremos a indicios y pistas que la reafirmen, hasta el punto de deformar y forzar nuestra visión del mundo para que encaje en nuestros cajones (este fenómeno es conocido como sesgo de la confirmación). Al final, siempre encontramos lo que buscamos, exista o no. Hubo artículos en la prensa que compartían estudios mostrando cuán grande es la diferencia entre las estadísticas y nuestras creencias. El título del artículo de The Guardian era "You are probably wrong about almost everything" (Probablemente usted está equivocado sobre casi todo) y muestra que el nivel de desempleo, embarazos en la adolescencia e índices de inmigración están siendo grandemente sobreestimados por el público.

Es cierto que calcular mentalmente una estadística no es nada fácil ya que no vamos por la vida haciendo cuentas, pero este fenómeno pasa en un nivel más genérico. El Papa habla de los pobres y critica el sistema económico, inmediatamente aparecen críticos etiquetándolo de  "comunista", particularmente en Estados Unidos donde esta etiqueta trae emociones muy intesas. Hay libros enteros dedicados a decidir si la etiqueta que le corresponde es la de liberal o conservador.


Salvador Dali
Anthropomorphic drawers
Sin embargo, creer que tenemos razón  no quiere decir que nos creamos superiores ni que aprobemos lo que somos. Muchas veces creemos estar en lo cierto cuando nos castigamos a nosotros mismos, y podemos ser muy crueles. Para sentirnos culpables y merecedores de duros castigos, no nos limitamos a auto-castigarnos cuando hicimos un daño verdadero. Puede ser por cualquier cosa que vaya en contra de una creencia. Si creemos que estar gordo está mal, cada vez que subimos de peso tendremos razón sólo si nos auto-castigamos. Si somos perfeccionistas, tendremos unos cajones bien ordenaditos y por supuesto sobre-estimaremos nuestros errores y fracasos y para probar que tenemos razón, equivocarse implica una dura condena. 

Las marcas nos ayudan a juzgar a los otros y a nosotros mismos en función de nuestras elecciones. Facilitan tanto el juzgar, que vamos por nuestra vida literalmente vestidos con etiquetas, así podemos poner en el cajón de "buena persona" todo aquel que lleve una etiqueta que aprobamos. Confiamos que el resto hará lo mismo con nosotros. Por lo tanto, en un mundo donde "somos nuestras decisiones", tomar una decisión trae un gran nivel de ansiedad. Esto fue explorado de manera brillante por el artista británico Grayson Perry en su documental "All in the best possible taste" (todo con el mejor gusto posible), particularmente cuando explora la clase media en el Reino Unido. Esta clase media se apoya en las marcas para respaldar sus elecciones y presenta un caso especialmente llamativo, donde una mujer compra la casa de muestra en un desarrollo nuevo urbano, que ya ha sido decorada. Comprar la casa decorada por otros le ahorra toda la ansiedad de decorar su propia casa y sentir que se puede equivocar, y descubrir (o que otros descubran) que no tiene "buen gusto". Cuando nos sumergimos en esta ansiedad, nos sentimos "identificados" y adoptamos figuras maternas (marcas, nacionalidades, religiones, etc.) que toman las decisiones por nosotros y nos dicen cómo juzgar a los otros. Necesitamos estas "madres" para que piensen por nosotros, porque tenemos un gran miedo de que si somos nosotros quienes tomamos las decisiones de acuerdo a nuestro propio criterio, éste puede estar mal y al equivocarmos seremos juzgados como no merecedores de amor o reconocimiento, probablemente porque en el fondo esto es parte de una creencia básica, nuestra vergüenza.

Llevamos nuestros cajones y si alguna vez experimentamos algo que pone esta estructura en duda, tenemos una crisis. Si alguna vez actuamos (o sentimos la necesidad de actuar) en contra de ellos, también. Aunque muchas estas creencias hayan sido adoptadas y no sean nuestra propia creación, de alguna manera sentimos que esta estructura es lo que somos, pero no lo es. Hay una voz interior más profunda que muchas veces está en desacuerdo (esta voz interior puede hablar en explosiones repentinas de emoción, o a través de nuestro cuerpo al no dejarnos dormir o enfermándonos). Esto significa que nuestras creencias no constituyen nuestro ser y que deberíamos ser capaces de reflexionar sobre ellas y dejarlas ir cuando lo necesitemos. Tenemos que aprender a oir estas voces internas antes de que tomen posesión de nuestros cuerpos para gritar, insultar o enfermarnos para que las escuchemos. Tenemos que aprender a re-decorar nuestro interior, ordernar nuestros cajones, tirar paredes abajo con el fin de ser coherentes con nosotros mismos. Con quienes somos o quienes estamos siendo.

AB

Tuesday, 10 February 2015

9. Guerra justa o sólo guerra?

Diariamente estamos siendo bombardeados con noticias de cómo la agresión es justificada por un lado mientras vemos cómo el otro lado hace exactamente lo mismo. Ferguson, la crisis de Ucrania, Gaza, ISIS y Siria, todos estos casos están llenos de razones o excusas para generar más agresión y para construir la retórica que la justifica, que a su vez se transforma en una provocación y justificación para más agresión del otro lado.

El Estado Islámico justifica su acciones terribles con argumentos religiosos o geopolíticos mientras EEUU justifica sus acciones con la narrativa del sustento del "proceso de paz" en la región (Noam Chomsky explica que todo lo que hace EEUU es "nombrado" proceso de paz) y últimamente justificando el uso de drones.
La mayoría de los mandatarios en Europa están de acuerdo con juzgar las acciones de Putin en Ucrania como inadmisibles pero las acciones de la OTAN en cuanto a su relación con Rusia no son discutidas tan abiertamente. 

Todo esto está encendiendo nuevamente el debate sobre si existe una guerra que pueda entenderse como "guerra justa"  (Just war) o si todo es... simplemente una guerra: un lado intentando alterar la estructura de poder en una geografía particular y el otro lado tratando de mantenerla, en muchos casos estas luchas llevan a la redifinición de fronteras. Por supuesto, debemos estar abiertos a admitir que muchas de las fronteras del mundo fueron dibujadas por extranjeros sobre una mesa, muchas veces separando gente que se quería y otras tantas juntando gente que no se podía ver. Estas fronteras van a tener que pasar -casi inexorablemente- por una serie de cambios en algún punto en el futuro. También debemos admitir que cuando a las estructuras de poder les falta multilateralismo, tolerancia, inclusión, disciplina para trabajar dentro de un universo diverso, fluidez y proximidad con la gente que representan... estas estructuras van a atravesar también diferentes niveles de conflicto.

El Papa Francisco habló sobre la justificación de la guerra desde dos ángulos. Una es que la religión no debería usarse para justificar actos de violencia. Si bien estaba claramente refiriéndose al Estado Islámico, es importante recordar que la etiqueta del "mal/el eje del mal" fue usada por el Occidente para justificar su rol en el medio Oriente, y que es una etiqueta de tono religioso -aunque el occidente se considere un poder secular y el Gran Otro autorizando y validando la agresión es el Estado en lugar de Dios-. El segundo ángulo fue que "parar al agresor" es lícito, añadiendo que "parar" no significa bombardear, probablemente intentando limitar la doctrina tradicional de Guerra Justa. 

Pero no es sólo en casos de guerra que estas narrativas de autojustificación aparencen: hace poco vimos en Ferguson como un acto de agresión injusta escaló 
rápidamente porque justificaba muy fácilmente nuevos actos.

De todas maneras, en los últimos tiempos hay algo más que eschuchamos o leemos en las noticias casi diariamente: casos de abuso de menores y la violencia contra niños en la vida cotidiana, en pueblos pobres en escuelas caras, y en las guerras actuales.


Y aquí las excusas no funcionan. El relato se desbarata. No existe una justificación para que esto pase, para que esté organizado y menos aún para que sea negado y encubierto. Aquí hay un límite claro: el razonamiento que justifica la agresión no es objetivo, no es una "verdad" inobjetable y es parte del discurso engañado (ya que creemos que esta visión parcial es una visión absoluta). No pretendo insinuar que la agresión que recibimos no es real. Lo es, tanto como la que nosotros impartimos. El desafío es ver más allá de la agresión que recibimos y a la que nos creemos merecedores de usar. 

Cuándo fue la última vez que NOSOTROS fuimos agresivos? De qué se trató? Cómo nos sentimos al respecto? Cuánto nos imponemos sobre los otros? Cuánto deseamos por otros, haciendo por otros, pensando por otros? y al revés? Cuánto usamos nuestro poder? Cuánto permitimos a los otros hacer, desear y pensar por nosotros? Todas estas invasiones representan nuestra falta de habilidad para balancear nuestro poder, respetar y hacer valer nuestro espacio (físico, mental, emocional) y respetar el de los otros.

Si  no nos hacemos cargo y asumimos responsabilidad de nuestra agresión no podremos explorar qué hay detrás, qué lo sostiene y cómo resolverla de otra manera y mejor.

El Dalai Lama hizo un comentario relativo a este tema, explicando la definición espiritual del Jihad. En este artículo, el Huffington Post reporta: 
"El líder Tibetano se enfocó en el concepto del "jihad," comúnmente pensado como la Guerra Santa, pero que tiene una dimensión más espiritual dentro del contexto del Islam;
“Jihad combate las emociones internas destructivas," dijo el Dalai Lama. "Todos llevan el JIhad en sus corazones, incluso yo.”

AB

Links: 
http://www.theguardian.com/commentisfree/2014/sep/03/nato-peace-threat-ukraine-military-conflict

Noam Chomsky sobre Propaganda de Estado

https://www.youtube.com/watch?v=vmoXze-Higc

El Papa Francisco en el uso del religión para justificar la violencia 
http://www.huffingtonpost.com/2014/09/21/pope-francis-extremist-religion-_n_5856648.html

Martin Stirling video La Campaña Siria "In Reverse" (Hacia atrás)
https://www.youtube.com/watch?v=UNw-ikgLhS8

Karen Armstrong: Religion causes violence and war? Why it's really not that simple
http://www.theguardian.com/world/2014/sep/25/-sp-karen-armstrong-religious-violence-myth-secular

El experimento Milgram 
http://en.wikipedia.org/wiki/Milgram_experiment

Wednesday, 12 November 2014

8. Mujeres: invisibilidad o ceguera

He leído mucho últimamente sobre la invisibilidad de las mujeres. En la mayoría de los casos, se refiere a cómo la falta de atractivo sexual hace invisibles a las mujeres en situaciones cotidianas como en espera para ser atendidas en un determinado negocio. Esto se presenta como un fenómeno que comienza cuando una mujer cumple 40 años y es más común a los 50. Pero esta invisibilidad también se reporta en otras situaciones menos superfluas como cuando una mujer está compartiendo su opinión en una reunión o es pasada por alto para un ascenso o cómo sus logros se han registrado en la historia.

En el arte:
http://www.theguardian.com/artanddesign/2014/may/19/why-female-artists-airbrushed-history-annie-kevans

En ciencia:
Aquí Prof Michio Kaku -a partir del min 4- cuenta la historia de Vera Rubin (que postuló el concepto de Materia Oscura en los 60s pero fue ignorada) y de Jocelyn Bell (que descurbió el Pulsar y cuyo trabajo vio un premio Nobel otorgado a su asesor de tesis mientras ella fue excluida). (ver nota 1).






En el momento en que hablamos sobre este fenómeno como la invisibilidad de las mujeres, por supuesto, las hacemos responsables: es algo que les sucede a ellas, es "de" ellas y por lo tanto de alguna manera es su culpa o su elección. Lejos de ser un super-poder o una opción liberadora para algunas, la falta de visibilidad está vinculada a la falta de reconocimiento de las mujeres y esto es un problema para todos. 

Así que en lugar de hablar de la invisibilidad, exploremos nuestra ceguera.


Con esta pregunta, tal vez se estén preparado para un argumento de "mujeres contra hombres", al estilo del primer feminismo. Sin embargo, diría que todos -hombres y mujeres - tenemos una ceguera selectiva hacia las mujeres y, por ende, todos hemos venido sosteniendo una sociedad dominada por lo masculino y el modelo patriarcal: donde los hombres están en la cima, se habla del hombre como un ser racional - sobre todo en términos económicos - (!), la emoción es mala, la competencia y el libre mercado es el mantra, el Estado es incapaz de hacer algo de manera eficiente y nuestra deidad es una trinidad con una ausencia notable (o deberíamos decir una presencia invisible?). El punto es que solo somos ciegos ante las cosas que no queremos ver, las cosas que no queremos confrontar. Las cosas que hemos relegado a nuestra sombra. ¿Por qué ponemos a las mujeres en la sombra?

Mamá.

La maternidad y la relación entre madres e hijos es casi un tema tabú. En temas relacionados con la maternidad, solemos aproximarlos superficialmente, recitar las palabras de alguna biblia sobre la maternidad o simplemente cerrarnos completamente a discutirlo. 

Las madres son personajes difíciles de enfrentar. Tal vez sentimos que les debemos todo, o mucho o simplemente lo contrario: la experiencia de algunos es con madres que deberían haberles dado todo y gratis, pero no lo hizo. Tal vez nos atrevemos a decir que no son perfectas, pero que hicieron todo lo posible (algunas). Podemos tener la noción de su sacrificio: del dolor del parto, de las noches en vela (al menos algunas),etc. Durante muchos años de nuestra vida entendemos y etiquetamos el mundo a través de las palabras y las etiquetas que ofrecen nuestras madres. Esto es un perro. Esto es un árbol . Este es tu lugar. Esto es peligroso . Esto es bueno. Esto es malo. Los nenes no lloran. Las nenas se ponen vestidos. El rosa es el color para nenas tontas. Tu padre está nervioso porque tiene un trabajo muy difícil. O lo que sea. Sin embargo, muy frecuentemente se excluye a sí misma de la narración. Tal es así que la mayoría de los cuentos de hadas no tienen madres: solo representaciones de la imagen deformada de las madres a través de las figuras de brujas y madrastras (la mala madre) y hadas madrinas (la madre demasiado buena). Ver Nota 2. 

En nuestra vida temprana, ella es la mano invisible que escribe esta historia (la madre es el primer gran Otro), aunque a veces sea una narrativa parterna, ella es quien la transmite y valida. Nos cuesta separar la verdad de la visión que nos han narrado de la realidad. Tan difícil es, que la mayoría de las películas que produce Hollywood cuentan el proceso de esta separación una y otra vez, siguiendo la fórmula que ofrece el monomito: el camino del héroe. Muestran a un protagonista (masculino en la mayoría de las ocasiones) el proceso de individuación después de la separación con lo femenino (la madre, la aldea, etc). 
Por otro lado, es más fácil ver a los padres, porque la narrativa materna los hizo visibles. En esta entrevista de la BBC a Roger Waters (uno de los miembros fundadores de Pink Floyd), se le pregunta sobre su padre, al cual no conoció nunca (desde el min 2 approx - la entrevista es en inglés). 



En esta entrevista, habla de su padre vividamente. Cuenta su historia con mucha emoción (en un momento se quiebra). Pasa aproximadamente 3 minutos describiendo la figura de su padre, terminando con un "Lo admiro tanto..." a lo que agrega "y a mi madre también". Apenas la mitad de una mención al final cuando fue ella la persona presente en su vida, la que pudo ver con sus propios ojos. De alguna manera él vivió más la ausencia de su padre. Con esto, no quiero minimizar la significancia de padre ausente. Sin embargo, es claro que este relato tan detallado fue algo que "le contaron", probablemente algo que su mamá le contó, haciendo al padre más presente y visible que a sí misma. 
A nivel colectivo, también recibimos relatos: la historia que nuestra nación nos enseñó o que leemos en los medios. 

La verdad es que aunque hayamos recibimos amor y juraríamos que tuvimos una infancia feliz (que no siempre es el caso), la mayoría de nosotros -de niños- hemos sufrido a causa de nuestras madres. Falta de atención, falta de mirada, o de ser "vistos" de una manera profunda, falta de abrazos, falta de reconocimiento, falta de amor. Falta. En cierta medida, todos tenemos la marca que deja el cordón umbilical. La cicatriz . El vacío. Pero por mucho tiempo no veremos este dolor. No podemos reconocerlo.


Somos todos humanos: todos llevamos la misma cicatriz en el mismo lugar.

Y este es el primer detonante de la ceguera. 

Estamos "programados" para pasar por alto a las mujeres, porque nos resulta difícil hacer frente a nuestra historia con nuestras madres. Se supone que debemos idealizar el amor maternal. Debemos sobrevivir, y ella es la que nos va a asegurar la mayor probabilidad de lograrlo. Nos adaptamos primero y luego borramos todo rastro de dolor o enojo. Compramos o repetimos su versión de la historia en la cual nuestro punto de vista no está bien documentado. Pero nuestra experiencia dejó una marca que espera ser nombrada. Hasta que eso pase, estos sentimientos escondidos se proyectan en las mujeres que nos vamos encontrando. En este contexto, no es sorprendente que mujeres con poder sean identificadas con etiquetas del tipo materno: Margaret Thatcher (ex Primera Ministro Británica) y Julia Gillard (ex Primera Ministro Australiana) fueron llamadas brujas, Angela Merkel (Canciller Alemán) es llamada "mutti" (mami) en Alemania y la oposición a las presidentas latinoamericanas suele cargase de insultos y ser altamente agresiva a un nivel personal. 
Aquí la ceguera es casi la consecuencia más inocente. Si guardamos estas emociones infantiles negativas y no son sanadas, puede derivar en formas activas de agresión contra las mujeres, del tipo de las que leemos todo los dias en el diario. 

Estamos "programados" para pasar por alto a las mujeres porque no queremos confrontar nuestros miedos. Las madres son la primer arma contra el miedo. Cuando nos apegamos a una visión infantil del mundo, nos quedamos esperando que nuestra mamá venga a rescatarnos (aquí el rol maternal puede transladarse a cualquier figura maternal que podamos haber adoptado en el camino: la compañía que nos emplea, el Estado como rescatador). Reconocer estas emociones nos forzaría a ver nuestros miedos y las máscaras que llevamos puestas y más aún, nos forzaría a asumir responsabilidad.

Estamos "programados" para pasar de alto a las mujeres porque la máscara de supervivencia que llevamos es ciega. Cuando tememos nuestra supervivencia creamos una persona, una máscara para mostrale al mundo, con la ayuda (o como un resultado directo) de las etiquetas y mandatos que nuestras mamás nos pasaron: “rebelde sin causa”, “las nenas se portan bien”, etc. Esta máscara esconde a nuestro yo herido, el que fue separado de lo femenino (en mayor o menor grado) traumáticamente y que no queremos mostrarle a nadie. Las máscaras son muy útiles para sobrevivir pero son también muy restrictivas. Si llevamos una etiqueta de inteligente, no nos sentiremos libres de hacer cosas tontas, actuar irracionalmente o incluso expresar emociones que no entendemos. Si llevamos una etiqueta de rebelde, veremos a cualquier regla como un monstruo. Y las nenas buenas... tantas mujeres vivimos con esta etiqueta. La nena buena, la buena alumna, que siempre hacemos en trabajo sin desafiar a las autoridades (y arde troya si nos atrevemos) y vemos ascender a varones que usaban nuestros apuntes y copiaban de nosotras en los examenes. Reconocer nuestra máscara implicaría reconocer la fusión que mantenemos con el cuento que nuestra mamá nos contó. En otras palabras, el apego a la máscara oculta una necesidad de apego no satisfecha con nuestras madres

y entonces, cómo lo resolvemos?

Con nuevos ojos y más consciencia en nosotros mismos.

No se trata de "matar a la madre" (que colectivamente fue el fascismo). Se trata de  "ver-la" y "ver-nos", separadamente. No la historia oficial, sino verla como un ser imperfecto, como una mujer que vivió a través de circumstancias particulares. Y aún más: ver cómo contruirmos nuestra relación con ella. Como nosotros la vivimos. Nuestra versión. Nuestro dolor. Nuestra herida. Nuestra máscara. Nosotros mismos. Encontrar la narrativa adulta de nuestra historia y reposicionar a nuestras madres en ella.

Tal vez encontremos que podemos cortar el cordón umbilical sin dejar una cicatriz, que podemos activa y conscientemente devenir adultos. En este proceso, quizas descubramos nuestra individualidad, quizas nos empecemos a hacer cargo de nuestros miedos, de nuestras decisiones, tal vez encontremos nuestro poder interno y empecemos a Ver a nuestra madre de una manera diferente, y sin darnos cuenta al resto de las mujeres también. 

"Con un engaño verdaderamente trágico", observó Carl Jung, "estos teólogos no logran ver que no se trata de probar la existencia de la luz, sino de personas ciegas que no saben que sus ojos podrían ver. Ya es hora de que nos demos cuenta de que es inútil alabar la luz y predicarla si nadie la puede ver. Es mucho más necesario enseñar a la gente el arte de ver ".

AB

Note 1: Elegí este video porque los casos son muy relevantes. Sin embargo,  no me gusta particularlmente que lo que se "nombra" es el error de Jocelyn Bel'. Aunque quiera contarse con ironía, lo que se nombra es lo importante. En contraste, el comportamiento poco ético de su profesor o la falta de diligencia de la comisión que otorga los premios Nobel para dictaminar quién debe ser galardonado o incluso corregir un error, queda implícito en el relato pero no es nombrado. Por lo tanto, sostiene de alguna manera el concepto que "es culpa de las mujeres". 

Note 2: El siguiente artículo habla de la de-santificación y la de-demonización de las mujeres en las películas y la exploración de la sombra de una manera más integrada y menos polarizada(Frozen, Maleficent, etc)


http://www.independent.co.uk/arts-entertainment/films/bad-girls-gone-good-angelina-jolie-brings-your-childhood-nightmare-to-life-with-maleficent-9436703.html

También hay que recalcar, que los últimos films de Disney tienen princesas que encuentran a sus mamás (no están todas muertas, ey!), se empiezan a rescatar a si mismas (ey!) y empiezan a explorar la herida de la separación desde el punto de vista femenino como en Valiente, donde el conflicto con la madre es central en la historia y la madre es visible (ey!).

Tuesday, 11 November 2014

7. Miedo y poder: No hay ciencia, sólo arte

Hasta ahora he discutido que el miedo está dentro de todos nosotros en nuestra esencia animal. Ese miedo está relacionado con el miedo a la muerte y la primera forma de superarlo es usando el poder vertical: dejar que rápido, inconsciene y eficaz. Por lo general se ha construido sobre nuestros mecanismos (infantiles) de supervivencia, que se vuelven rígidos y se repiten y replican incluso cuando se demuestra infructuosos. Una vez más, en momentos de amenaza real las respuestas rápidas son siempre mejores que los lentas.


Sin embargo vivir en el miedo y bajo poder vertical es como ir en primera marcha con el auto: no te lleva donde necesitas ir. Es costoso, ineficaz y frustrante. Es incapaz de procesar lo suficientemente rápido las pequeñas y las grandes decisiones necesarias para avanzar más rápido o llegar más lejos. Esto ocurre en todos los niveles de la vida, desde las personas a las naciones. Hemos visto muchas veces cómo en los momentos de crisis, momentos de gran temor, la gente espera un uso vertical del poder pero el mundo actual es prueba de cuan complejas son las cosas. 
Por supuesto, las personas que quieren sacar provecho de esta situación tratan de mantener y crear la sensación de crisis para justificar y acumular más poder, ya que es la manera como la gente se mantienen en estado infantil y están dispuestos a ceder el poder hacia arriba, verticalmente. Sin embargo, aquellos que intentan imponerse con poder vertical también se consumen moral y económicamente, debido a la fuerza y la agresión requerida. 


En ausencia de miedo, o mejor dicho, cuando existe la confianza o la fe, el poder tiene que ser organizado en círculos. Ya que, de esta manera, el poder es compartido, la inteligencia colectiva emerge y se toman más decisiones (o más grandes). Sin embargo, también se requiere una gran cantidad de "combustible", ya que la gente tiene que participar en conversaciones de buena calidad (ricas, mientras empáticas y disciplinada) que permiten la acción en lugar del bloqueo de la acción.

Así que la evolución del temor a un estado de fe y confianza, capaz de colaborar con otros es algo que todos debemos aspirar como sociedad.

Luego hablé de que el poder es asimetría. La asimetría entre lados, fuerzas. Sin asimetría no hay creación, no hay toma de decisiones, ni acción.
Pero la asimetría crea desequilibrios, compromisos y, por esta razón, ninguna acción es perfecta. Con el tiempo, se tratará de restablecer el equilibrio perdido pasando el poder a la otra parte. Así que cuanto más grande es el desequilibrio creado, más grande es el cambio necesario, más radical la revolución.

Siempre habrá una de estas fuerzas en el frente de la otra, pero la otra existe y debe mantenerse activa en su papel, y luego se le debe permitir surgir para resolver las nuevas tensiones que el desequilibrio crea de forma natural. Como en el caminar, si las fuerzas estuvieran altamente polarizadas, o como en el girar cuando es una situación multipolar. 

Si entendemos fuerzas masculinas como todo lo relacionado con la estructura, el control, la lógica, el razonamiento, la fecha límite, los límites, entonces el mundo, y en particular el Occidente ha estado dominado por el principio masculino. Casi todo el mundo occidental utiliza el mismo alfabeto que es muy concreto, casi matemático. Ha sido concebido en la tradición judeo-cristiana - que es una religión de orientación masculina-. Masculino, por utilizar una fecha límite (sólo se tiene una vida), después de la cual serás juzgado. Su jerarquía se ha borrado la presencia femenina (padre, madre e hijo) y la hizo invisible y pasiva (un espíritu). Se ha relegado a las actitudes "madre" (de proteger y cobijar) detrás de la elaboración de normas y juzgar.
La cultura occidental también ha suprimido la emoción o la ha devaluado como algo inferior a la razón. La competencia entre los imperios o entre empresas ha sido el principal pensamiento económico (incluso si existe una evolución positiva -aunque relativa- de imperios a naciones...lo cual requirió dos guerras mundiales). Escribir reglas y vigilar su cumplimiento o simplemente dejando a la gente "libre" para solucionar el problema por sí mismos ha sido el estilo de gobierno principal.

El gran presunto es que la gente no tiene heridas psicológicas y son capaces de auto-gobernarse con ética (lo cual incluye naturalmente respetar, ver y escuchar activamente al otro). Sin embargo, esto no es el caso. En la entrada anterior mencioné la imagen que describe al principio del "masculino herido" como Darth Vader: el guerrero poderoso en la guerra de las galaxias que esconde, bajo su máscara deshumanizada, su alma herida.



Dentro de un paradigma masculino, los estados (que por su naturaleza son entidades femeninas) son ineficientes, de alguna manera inferiores al sector privado (por su naturaleza, masculino). El papel del Estado debe mantenerse al mínimo y que sea lo más pequeño posible (sobre todo por la derecha y los liberales, un pensamiento político que nació de un país ocupado es decir, sin estado soberano).
Un capitalismo extremo sería como vivir en una casa con un padre inmaduro y narcisista que no deja espacio a la madre para actuar.



Sin embargo, estamos pasando por un momento cuando vemos esto puesto en tela de juicio. Vemos empresas que no pagan impuestos, el periodismo que cruza las fronteras de la ética, sistemas financieros desregulados y abusadores y nos preguntamos nuevamente cuál es el papel del estado.


También vemos la creación de meta-gobiernos, distanciándo el poder de las personas, confundiendo la colaboración armoniosa y la apertura comercial con la negación del poder nacional, donde se prima lo que algunos consideran técnicamente correcto por sobre el deseo de la gente. Y nos cuestionamos otra vez el papel del Estado.
Vemos el medio ambiente lascerado y gente intentando ponerle un precio y nos preguntamos cuál es el papel del estado en todo esto.

Por lo menos se ha evolucionado de los emperadores y el fascismo, lo que indica una lenta evolución del temor a la confianza y la colaboración. Sin embargo, la integración entre los principios femenino y masculino es aún una tarea sin terminar. La falta de lo femenino genera problemas de desigualdad, de poco entendimiento del desarrollo, de falta de colaboración, de empatía, de compasión. También gana el resultado por sobre el principio. La falta de integración entre lo femenino y masculino también crea problemas de identidad (e identidad nacional).

Por otro lado, una madre inmadura y narcisista, invasora es ofrecida por el comunismo, donde “el todo” (y el Estado) es más importante que el individuo. Aquí es el padre, en su papel de separar a los niños de la madre en su debido tiempo, al que no se le permite actuar. La falta de lo masculino crea problemas de invidualisation, de narrativas nacionales sin crítica, las personas que no actúan por su propia brújula moral y que no toman ni aceptan las propias responsabilidades.

Auf Der Suche Nach Dem Wunderbaren
Jaco Van Der Vaart
Con este argumento, quiero decir que ninguna de ambas posiciones -masculina o femenina- es el buena, ni mala per se. Los extremos son peores debido al mayor desequilibrio que crean, y la violencia que requieren para mantenerse. Más allá de las situaciones extremas, se necesitan las dos fuerzas, masculina y femenina. La tensión es buena (sin tensión un lado esta renunciando a Ser), ya cuando están activas CREAN, generan movimiento y mejoras.

El punto es que el progreso se trata de mantener estas fuerzas trabajando en conjunto y con el objetivo de integrarlas. Tal como el arte integra la ciencia y la emoción. Un gran artista es muy experto en la técnica (ciencia) y es capaz de conectar con algo más profundo. En esta integración es donde la creatividad y la vida real proviene. No existen modelos económicos, ni hay ciencia política que tenga ni pueda generar todas las respuestas. Porque es un arte. El arte de ser capaz de reconocer cuándo, cómo, con quién. El arte de saber cuándo se actuar por principio o por pragmatismo, como madre, como un padre o permanecer neutral. Combinando el conocimiento con el instinto. 

En la vida, en la economía, en la política, no hay ciencia, sólo arte.

AB

Otros links:


Friday, 7 November 2014

6. Miedo y poder: el poder es asimetría

El poder es asimetría

Es la resolución de una tensión que existe entre lados originalmente iguales. El poder es la acción triunfal de un lado para precipitar y materializar potencialidad. Tomar una decisión y llevarla a la acción significa que una idea, una intención tomó poder sobre otra u otras. Debería tomar una decisión pragmática o aferrarme a mis principios? Sin asimetría no seríamos capaces de comer ya que no podríamos tomar ninguna decisión. La simetría neutraliza, la asimetría crea. Por esta razón, el poder (y la creación) es en su naturaleza desbalanceada. En el orden natural del poder, la jerarquía surge  como una característica intrínsica del poder y, por lo tanto, es inevitable. 

En economía, política, la asimetría es un principio bien conocido de administración del poder. Si una comañía dividiera sus acciones en partes iguales, lo más probable es que la toma de decisiones sea ineficiente o no existente. 
 [nota parlamentos divididos]
A nivel individual, cómo usamos nuestro poder dictará (o será dictado) por nuestra personalidad. 

Poder verticar versus poder circular

Cuando estamos conectados al miedo y estamos frente a una amenaza percibida (real o imaginaria), el poder se estructurará verticalmente (en nuestro cerebros y en las organizaciones sociales) ya que así generará las respuestas más rápidas, aunque también son menos inteligentes e innovadoras ya que tienden a replicar maneras de lidiar con la amenaza ya conocidas  (dispara el comportamiento de supervivencia gobernado principalmente por nuestro cerebelo, lo que llaman el cerebro reptil). Ver también Identidad y crisis.

Portret van het Menselijk Tekort.
 by Jaco Van Der Vaart
Cuanto más vertical sea este poder, permitirá menos desacuerdo, y necesitará más agresión para sostenerlo. En esta dinámica, no se reconoce la individualidad del otro, que es sólo visto como un recurso. Esto se ve más fácilmente a un nivel interpersonal pero sucede primero dentro nuestro. Fragmentamos nuestra personalidad y le damos poder a ciertos caracteres -normalmente aquellos que estuvieron a cargo cuando sentimos miedo en nuestros primeros años de vida- y les quetamos poder a lo que consideramos nuestros lados débiles, nuestro yo herido. En este artículo del periódico inglésThe Guardian, incluyeron algunas anécdotas de reuniones entre políticos americanos con Vladimir Putin: "Cuando George W Bush miró dentro de los ojos de Putin en una reunión en  Moscú en Mayo del 2002, él dijo, “Fui capaz de captar un poco de su almadespiadados ". Cuando Joe Biden visitó el Kremlin en 2011, tuvo una impresión muy diferente, al decirle a Putin: “Sr Primer Ministro, estoy viendo dentro de sus ojos, y creo que usted no tiene alma.” Según Biden, Putin sonrió y le respondió, “Usted y yo nos entendemos.” Ver "almas" es ser capaz de ver más allá de las máscaras que quieren ocultar nuestra vulnerabilidad. En su respuesta, Putin fue más astuto que Biden sugiriendo que en él no encontraría vulnerabilidad. 

Darth Vader es un ejemplo claro del "héroe trágico" herido por la separación con lo femenino (su enojo se desarrolla a partir de la separación con su madre, su muerte y el embarazo de su mujer). Este lado herido -el hijo, el esposo- queda oculto bajo una máscara. El guerrero toma el poder peros olo para obedecer a un emperador despiadado. Este caracter solo sobrevivo con agresión. Una vez que logra ponerse en contacto con su hijo que lo ve más allá de su máscara y con el amor que él ve en su hijo, Darth Vader finalmente cumple la profecía y mata al emperador afuera y adrentro y, literalmente, se saca la máscara.

Hay cierta ironía en la impaciencia del occidente en imponer sus ideas democráticas. Hay también ansiedad. De hecho, alguna gente en Estados Unidos (claramente) argumentan que el "poder" se está erosionando, se está agotando (Verthe end of power el fin del poder). Sin embargo, creo que el poder está cambiando mecanismo lentamente de lo vertical (concentrado, visión más estrecha, altamente jerárquico, más rápido, PERO menos sofisticado y menos intelligente) hacia lo circular (más agentes en la mesa, micro-tensiones, asimetría creada por micro-alianzas, más lento -sobretodo si no tiene disciplina-, generalmente más amplio, inclusivo e inteligente). En este cambio, que implica que EEUU tendrá que formar parte de un círculo, el resultado creativo del poder será mucho más grande. Se podrán hacer más cosas y con mayor nivel de complejidad. 

Pero esto es un proceso: el proceso de individuación de la gente que sumados resulta en una reorganización del poder social e internacional. El poder de una persona individuizada, aquella que se ha convertido en adulto separándose exitosamente del Otro (y de la madre), se asociará en circulos. El problema es que nadie puede hacer este proceso por nosotros. Una vez que nos reconocemos a nosotros mismos, somos capaces de reconocer a los otros y por lo tanto somos capaces de organizarnos exitosamente en un poder circular, más creativo y que abre la puerte de la inteligencia colectiva. El poder circular no solo requiere individuos que confíen el en otro sino también con la habilidad de leer, reconocer y conectarse con el otro mientras se mantiene una disciplina donde las conversaciones y transacciones habilitan la acción (en lugar de bloquearla).

Durante la dictadura en la Argentina, la gente no tenía permiso de reunirse en lugares públicos. Las madres de la gente que empezó a desaparcer en manos del gobierno, no tenían lugar dónde ir, dónde denunciar, dónde quejarse. Empezaron a reunirse en la Plaza de Mayo y bajo las órdenes policiales de "circulen", empezaron a marchar en círculos, en silencio todos los jueves. Marcharon alrededor de la Pirámide de Mayo. Este poder circular contenía un gran desafío contra el poder vertical de la dictadura, simbolizado casi por accidente por la pirámide.




Vale la pena refleccionar que cuando este proceso no viene realmente de una transformación interior (ie Otro mata al emperador externo), no parece "funcionar" en el sentido de habilitar a la gente para organizarse en círculos (eg un sistema democrático), al menos no inmediatamente. Era su trabajo reconocer al emperador externo y el interno y juntar la fuerza para vencer a esta figura paterna brutal fuera y dentro. Cuando este proceso se corta, probablemente corremos deslocados tratando de eregir un nuevo emperador a quien matar o -al menos- iremos a través de un período de una crisis profunda. Si esto es interrumpido constantemente, se transformará en un problema crónico. Esto es un tema de discusión cuando se analiza el resultado de la intervención de  EEUU y el Reino Unido en el Medio Oriente, en Irak, Afganistán, Libia, qué hacer en Siria: cuanto falló en imponer la democracia, cuán aceptable es lidiar o trabajar con dictadores, cuánto una fuerza externa puede realmente lograr al trata de imponer orden social y estabilidad, etc. (Artículos en este tema: The truth about evil,  Are dictators worse than anarchy?Anarchy vs Stability: Dictatorship and chaos go hand in hand).  

Las líneas borrosas de un círculo

Sin embargo la diferencia entre lo que es verdaderamente circular y vertical a veces es sutil y no tan fácil de discernir. La Unión Europea y más aún el Reino Unido están debatiendo el tema seriamente, con el referendum por la Independencia de Escocia e incluso por la promesa de David Cameron para tener un referendum sobre si dejar o no la Unión Europea. En un sentido más amplio, la democracia (un poder circular) está siendo discutida más que nunca. Es efectiva? (planteo que viene del Este Europeo ante la impaciencia de ver cambios) Es realmente circular? o todos estos círculos están en realidad respondiendo a una estructura vertical, como el El Señor de los Anillos donde los círculos de anillos terminan respondiendo a un indesafiable anillo (ie, el 1%, el "mercado")? En este sentido, siempre es interesante ver como "el mercado" no aprueba un resultado democrático como cuando Dilma Rousseff fue reelegida en Brasil. 

En las estructuras verticales siempre hay una entrega de poder. De hecho, cada vez que nos sentimos identificados con algo hay una entrega de poder. 


De quién es el deseo?

De quién es el deseo? es, en mi opinión, la clave a pensar cuando cualquier tipo de unión o asociación esta llevando a cabo una acción (una pareja, una familia, un grupo, un país). Cuando es el deseo de uno hecho realidad por la fuerza (y la líbido) de todos, entonces hay dominación. En este caso la fuerza que lidera la unión se transforma en una 'madre devoradora': aquella que se alimenta de la líbido que roba de sus hijos, privándolos de expresar su propia identidad. Aquella que desea por nosotros, que piensa por nosotros, que hace por nosotros. Muchos cuentos de hadas se basan en este conflicto, normalmente a través de la figura de la bruja (representando la mala madre). 
Siempre me confudió el discurso famoso de John F. Kennedy "Compañeros americanos, no pregunten lo que el país puede hacer por ustedes pero qué es lo que ustedes pueden hacer por el país" (My fellow Americans, ask not what your country can do for you, ask what you can do for your country). Este discurso fue legendario porque en teoría llamaba a que cada individuo ejerza su propio poder pero...  si cambiamos la palabra país por "madre"... se transforma en un mensaje más bien raro y "devorador" y la ovación de pie se transforma lentamente en un aplauso pausado. Tal vez sea por lo que no dice. No dice "pregunta qué es lo que puedes hacer por ti mismo y por tu familia" o "mientras nosotros en el gobierno pensamos qué podemos hacer, preguntante qué es lo que puedes hacer tu mismo, por tu familia y por tu comunidad"... (Admito que no tiene el "punch" del original). 
El punto es que la distinción no es tan clara. Leemos todos los días en los diarios "Italia no está empujando las reformas que Angela Merkel quiere ver lo suficientemente rápido"de quién es el deseo?

En asuntos económicos, venimos de varias décadas donde "este tema es realmente complejo, déjennos pensar por ustedes" está siendo el mensaje tácito para empujar a las democracias hacia territorios de tecnocracias o elitocracias. Es casi innovador escuchar al Dr. Ha-Joon Chang diciendo lo contrario en su libro "Economics, but not as you know it" (Economía, pero no como la conoces).

Estos ejemplos están en todas partes. De quién es el deseo? es la pregunta detrás de nuestra falta de entendimiento de la crisis de Ucrania. El referendum de Crimea referendum realmente refleja el deseo de la gente viviendo en Crimea? Cuánto es una guerra civil (y por ende un problema interno) y cuánto es una invasión rusa encubierta para parar el avance de la OTAN hacia el este?

Pero más cercano a nosotros: de quién es/fue el deseo? En la carrera que elegimos estudiar? (en este artículo Venus Williams cuenta que jugar al tenis fue en realidad el deseo de su padre) qué deseo se expresa dentro de mi pareja? En mi trabajo? Tiene todas las voces su espacio? Y con mis hijos?

Asimetría dinámica 

El poder es por naturaleza desbalanceado. Pero no significa que el desbalance tenga que ser siempre hacia un lado (ni que una jerarquía particular sea fija y estática). Todo lo contrario. Cuanto más desbalanceado el poder esté, más grande será el cambio necesario y más grande la revolución. Cuanto más rápido se rebalancee el equilibrio, más lejos iremos. Como al caminar (en una estructura dual de poder) o girar como una rueda. 
Cuando estamos en crisis, se suele requerir más verticalidad (para que la acción sea más rápida). Siempre pienso en eso cuando subo la montaña con el auto. No puedo avanzar bien en quinta marcha. Tal vez necesito ir en tercera o en segunda. Pero no puedo quedarme en segunda toda la vida. No llegaría a ningún lado. 

Aparte... por qué hay una montaña?

AB

pd: 

Más links:

Elif Shafak: The politics of fiction (La política de la ficción)

Ha-Joon Chang: Economics, but not as you know it

PS: Huffington Post UK, Scottish Independece: Darth Vader chases Labor MPs around Glasgow. :)

http://www.huffingtonpost.co.uk/2014/09/11/scottish-independence-darth-vader-music_n_5804224.html?utm_hp_ref=uk